jueves, 4 de febrero de 2016

Reseña La chica del tren - Paula Hawkins

La chica del tren

(Autoconclusivo)

Editorial Planeta

Un rompecabezas de intriga psicológica tan adictivo como plagado de giros y trucos; Un libro de vértigo. Espectacular, deslumbrante, electrizante. No lo puedes dejar; Un fenómeno mundial. 

Éstas son algunas de las opiniones que nos han dejado La Vanguardia, La noche 24 horas y el País y éstas fueron las que me empujaron a leer el libro. La verdad es que cuando lo vi me llamó mucho la atención ya que a primera vista pensaba que era un libro de terror pero de todas formas, cuando leí las diversas críticas tan positivas que hay en la contraportada, tuve claro que no podía irme a casa con las manos vacías. 

La chica del tren trata sobre Rachel que, como cada día, toma el tren de las 8.04 camino a Londres para ir a trabajar. Para la protagonista su vida está acabada, ha pasado de tenerlo todo a no tener nada y, aunque recibe ayuda de su amiga y compañera de piso, Rachel no da su brazo a torcer. Su antigua relación no sólo ha finalizado sino que no puede pasar página, además no mantiene casi relación con nadie de su familia. Podríamos decir que Rachel está en un estado de depresión el cual mantiene en el olvido con ayuda del alcohol, motivo por el cual no le van bien las cosas en el trabajo (ya sabéis por donde voy). La protagonista ha caído en un agujero del cual no puede salir, aunque tampoco se le ve con muchas intenciones de intentarlo, y cada día en ese tren de las 8.04 contempla a través de la ventana y , para olvidar su vida, se imagina como sería la vida de los demás. 

En concreto, Rachel tiene una obsesión con una pareja que al igual que ella mantiene una rutina diaria. Tal es su obsesión que un día ve algo que no encaja con lo habitual y decide que tiene que intervenir porque gracias a su testimonio lo cambiará todo. 

Con el transcurso de la novela aparecerán dos narradoras más: Megan y Anna. Son dos personajes muy importantes de los cuales solo voy a decir que ayudarán de forma directa e indirecta a la protagonista. También, he de decir que la cronología de la historia cambiará según quien la narre, pero tranquilos la trama es fácil de seguir. 

A pesar de todo, lo más importante de la historia es Rachel ya que su evolución durante la novela irá desvelando gran parte del misterio, pero no nos podemos fiar mucho de ella ya que pasa la gran parte del día borracha, conque puede que hayan cosas que sean producto de su imaginación. 

Personalmente, mi nivel de excitación ha ido aumentando mientras avanzaba la novela. Es cierto que los primeros capítulos puedes ir un poco perdido pero conforme vas avanzando, la autora va dejando pistas que permiten a cualquier lector descubrir por sí mismo la verdad. Y, no, el hecho de que puedas imaginarte quien es el villano no quita un ápice de intriga, sino todo lo contrario. Éste descubrimiento te permite ponerte la gabardina, el sombrero y la lupa y hacer tu mismo de detective; ella te proporciona todas las armas y pistas que necesitas. Así que tu mismo, junto a los personajes, descubriréis el embrollo. 

En fin, es una historia sencilla que no tiene nada que la diferencie de las otras muchas novelas que hay de este género. Pero la tensión narrativa que transmite la autora con tan pocos personajes y con una historia tan simple, hace que te quedes pegado al papel. Y no es porque hayan giros inesperados de la historia o porque de repente tome un ritmo vertiginoso, sinceramente no sé explicarlo. Sólo puedo decir que la chica del tren me cautivó.





1 comentario:

  1. Hola!
    Tenía muchas ganas de leer este libro, pero después de leer tu reseña tengo más ganas todavía! Con solo leerla ya me da la sensación de que es uno de estos libros que te enganchan desde la primera página.
    Me encanta tu blog, desde ahora lo sigo! También te dejo la dirección del mio por si te quieres pasar, un saludo y nos seguimos leyendo!

    http://conunaplumaenmismanos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar